Terapia de pareja. La satisfacción en el amor

terapia de pareja

La capacidad amorosa de una pareja puede y tiene que desarrollarse. Ésta es una de sus principales funciones y razones (del estar en pareja), como dice Xavier Serrano, los que se escogen van de la mano, transcendiendo lo individual en este viaje hacia un significado real, concreto y elaborado de lo que es el Amor.

Ahora bien, la capacidad amorosa al mismo tiempo está relacionada con la capacidad de satisfacción en el amor de uno para con uno mismo. Si la persona previamente no ha madurado lo suficiente su identidad, la aceptación de sí mismo, de sus límites, su autoestima, su autonomía…, nos encontraremos con la utilización de la relación y del otro para la compensación de las carencias afectivas propias, surgiendo así realidades y vínculos poco nutritivos, dinámicas basadas en la manipulación que generarán cada vez más sufrimiento y que nos conducen al conflicto y a la ruptura. 

Según Serrano, la pareja es un sistema humano temporal y funcional cuyo vínculo fundamental es el Amor y el desarrollo de la potencialidad de cada uno de los miembros que la forman. Cuando aparece la crisis es necesario y una oportunidad afrontarla mediante terapia de pareja bien sea para madurar y crecer en la relación o para dejarla de manera cordial y nutritiva, para que ambos puedan seguir su evolución personal y para que los hijos, en el caso que los hubiera, no sean “el chivo expiatorio” del sufrimiento y frustración de los padres.

La psicoterapia cumple una doble función en el trabajo con la pareja. Una de tratamiento  a través de la promoción y facilitación de la toma de consciencia de lo que está sucediendo, del responsabilizarse y del hacerse cargo, y la otra de prevención del “embrutecimiento” y del desgaste de las tensiones diarias, promoviendo así el desarrollo y la profundización en la capacidad de amar.