Servicio de ORIENTACIÓN Y ASESORAMIENTO terapéutico

orientacion

A lo largo de nuestra vida todos podemos pasar por momentos y situaciones difíciles, que nos hagan sufrir. Este sufrimiento puede adoptar muchas formas y repercutirnos de manera global en nuestra salud y bienestar. 

No siempre podemos hacer frente a esta situación de forma autónoma y seguir adelante, pues este sufrimiento interno puede que supere nuestras capacidades y recursos, nuestra voluntad. En estos casos solemos acudir a un profesional de la salud, normalmente al médico de familia de la seguridad social, que nos aconseja alguna medicación temporal, nos deriva al psiquiatra o nos recomienda ir al psicólogo y psicoterapeuta por cuenta propia.

En el caso de querer buscar alternativas más humanas a los psicofármacos o de no tener la referencia específica de un profesional clínico en el ámbito psicológico, ante la gran diversidad de técnicas terapéuticas, orientaciones, enfoques, centros de terapias, etc., y ante una ya reconocida falta de regulación de la psicoterapia en este país, cuesta saber que hacer, a donde acudir, comprender para qué sirve y qué se hace desde una orientación o enfoque concreto, cual es su alcance y rigor clínico… Nos podemos sentir fácilmente desorientados, abrumados, con dificultades para escoger con criterio y de forma idónea. Puede que tengamos ya alguna experiencia poco gratificante que nos haya implicado un gasto de dinero y tiempo, que no haya sido satisfactoria**.

El servicio de ORIENTACIÓN y ASESORAMIENTO terapéutico facilita que la persona esté el máximo de informada posible sobre su situación personal, sobre lo que  le sucede y también sobre las modalidades de trabajo existentes y sus beneficios,  su validez y rigor clínico, las alternativas sociales…

Se trata de un trabajo breve, previo al inicio de cualquier proceso psicoterapéutico, que en pocas sesiones (de 2 a 4) va a ayudar a la persona a enfocarse de forma útil, que pueda resolver todas sus dudas, disponer de más información, comprender y así poder tomar decisiones de una forma más ajustada a sus necesidades y más segura. 

 

**Podemos definir la psicoterapia como un trabajo psicológico que tiene un amplio recorrido histórico y que forma parte de los tratamientos en el ámbito de la salud mental en Europa y en el mundo. En la wikipedia se dice que es un tratamiento científico de naturaleza psicológica que, a partir de manifestaciones psíquicas y físicas del malestar humano, puede ayudar a las personas y promueve el objetivo de conseguir cambios, mejoras en la salud, incrementos en el bienestar personal y de grupos como las parejas o las familias… A pesar de estas definiciones suficientemente claras existe una gran confusión que lleva por ejemplo a personas a confundir cualquier práctica en el ámbito de las relaciones de ayuda o clínico (la mayoría de las veces técnicas terapéuticas aisladas) con psicoterapia. Y es que estamos hablando de una disciplina que carece de regulación oficial en este país (T. Moratalla. Jornadas regulación especialidad psicoterapia del COPC) 

Esta falta de regulación en este país permite en principio que cualquier persona que tenga la formación adecuada, “o no” (a veces estas personas carecen de formación universitaria), hagan o digan que hacen psicoterapia.

Se confunde psicoterapia con una técnica terapéutica o incluso a veces con la suma de técnicas. 

“Hay diferentes modelos psicoterapéuticos, cada uno con una visión particular acerca de la salud-enfermedad y del sufrimiento humano. También tienen unos objetivos clínicos, un encuadre y unas herramientas clínicas particulares coherentes con los objetivos y el encuadre a utilizar. Por ello hay pocos modelos de psicoterapia y muchas técnicas terapéuticas. Pero la técnica aislada del método no tiene funcionalidad alguna, pues su resultado es incontrolado y causal. Lo importante es poder contar con un método clínico que nos permita afrontar la enfermedad desde una perspectiva epistemológica y clínica sabiendo que lo que hacemos tiene una finalidad y contando con el pronóstico. Esto nos permite sentirnos protagonistas y sujetos del cambio, moviéndonos pues dentro de los postulados científicos, observables y pronosticables” (X. Serrano)